a

“No, él sólo come pizza o fideos sin salsa”, “Sí, le hago comida especialmente para ella”: estas son sólo algunas de las frases que se escuchan a diario de boca de padres cansados de batallar con sus hijos a la hora de comer. Lo positivo