a
Home2017Agosto (Page 3)

Realizar esta práctica hasta los seis meses del bebé es una de las formas más eficaces de asegurar su salud y la supervivencia, porque fomenta el vínculo entre madre e hijo y previene la malnutrición y la muerte súbita.