a
HomeVivir mejorAzúcar, un dulce para moderar

Azúcar, un dulce para moderar

Es un ingrediente básico de cualquier alimento pero tu cuerpo necesita que lo consumas en cantidades equilibradas.

 

La glucosa es un hidrato de carbono simple, concretamente un monosacárido elemental que se encuentra normalmente en la sacarosa (azúcar). Cuando consumimos glucosa, esta se queda en el torrente sanguíneo y pasa por un proceso mediante el cual se traslada hasta el hígado para producir energía, y el exceso se almacena en forma de grasa.

Como con todos los ingredientes, el consumo de azúcar debe ser moderado, y hay que tener en cuenta que los alimentos procesados ya tienen este endulzante incorporado. Los denominados azúcares libres incluyen los monosacáridos y disacáridos agregados a los alimentos durante su elaboración doméstica o por la industria, como golosinas, bebidas y galletitas.

Hay que saber también que el azúcar se puede encontrar bajo otras denominaciones como: jarabe de maíz de alta fructosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel, etil maltol y maltodextrina.

Si sos mamá de un bebé, es importante que sepas que  desarrolla las papilas gustativas entre los 6 y los 24 meses, por lo que es el momento para que comiencen a probar distintos sabores lo más naturales posibles. En esta primera etapa no hace falta añadir azúcar, pero si se hace, hay que saber que la ingesta diaria en los niños de 1 a 3 años debe ser como máximo de unos diecisiete gramos al día.

Entre los alimentos con alto contenido de azúcar, se encuentran:

Yogur: contiene casi el total de azúcar diario recomendado para un bebé.
Galletas: se recomienda no consumir más de tres por día.
Leches de fórmula: según varios análisis, las leches de fórmula contienen entre un 28% y un 54% de sus calorías totales procedentes de azúcar.
Papillas: algunas tienen un exceso de azúcares que en conjunto con el resto de alimentos del día pueden hacer que esté consumiendo un exceso muy elevado de azúcares a diario.

Caries, obesidad, enfermedades cardiovasculares o diabetes son algunas de las consecuencias que puede provocar el consumo excesivo de azúcar.  Es mejor consumir el azúcar que proviene de fuentes naturales como la miel, jarabes, jugos de frutas y jugos concentrados de frutas.

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.