a
HomeVivir mejorCarne magra: el gran alimento

Carne magra: el gran alimento

Las proteínas conforman la estructura de los tejidos del cuerpo y permiten mantenerlos, reponerlos y hacerlos crecer. Los músculos, los órganos y el sistema inmunológico están hechos principalmente de proteínas.

El cuerpo las utiliza, por ejemplo, para producir hemoglobina, el componente de los glóbulos rojos que transporta oxígeno a todos los tejidos del cuerpo, y para constituir el tejido del corazón.

Los chicos necesitan ingerir aproximadamente un gramo de proteínas por cada kilogramo de peso. Pero los requerimientos proteicos aumentarán a medida que ese niño vaya creciendo y después se estancarán cuando se alcance la talla de adulto. Así, en promedio un adulto necesita aproximadamente 60 gramos de proteínas al día.

Encontrá proteínas. La mayor fuente de proteínas es la de origen animal, como la carne, los lácteos y los huevos, aunque también puede hallarse en ciertos vegetales y legumbres.

Comer carne, entonces, es recomendable para incorporar una importante fuente de proteínas. Sin embargo, los especialistas sostienen que comer carne es saludable, pero no en la excesiva cantidad que lo hacen, por ejemplo, los argentinos. Tampoco da lo mismo cualquier tipo de carne. Lo mejor es comer carnes magras.

No todas las carnes son iguales y los cortes magros pueden provenir tanto de carne roja como de carne blanca. En el caso de las aves, se deben elegir las criadas en corral y, en el caso del pescado, deben elegirse los de mar frente a los de río.

Carne magra se considera aquella que contiene menos de 10% de grasa cada 100 gramos. Esto garantizará que no haya presencia de grasas saturadas ni lípidos, que no son buenos ni para el corazón ni para las arterias. Por eso, antes de cocinar la carne seleccionada (independientemente del animal del que provenga), se debe quitar toda la grasa que sea visible.

¿Cuáles son los cortes magros?

  • En vaca: bife angosto, bola de lomo, cuadrada, cuadril, lomo, nalga, palomita, paleta, peceto, colita de cuadril. También pueden consumirse riñón e hígado que son excelentes fuentes de proteínas y hierro.
  • En cordero: paleta y pata de cordero patagónico.
  • En cerdo: pata trasera, carré, solomillo.
  • En pollo y pavo: pechuga y muslo. Sin piel, ya que en las aves se deposita allí la mayor cantidad de grasa.
  • En pescado: los de mar, los enlatados al natural y también los frutos de mar (como calamares y camarones).
  • Conejo, todos los cortes.

Si tenemos que pensar en el menú que un niño necesita, 30 gramos de proteínas por día, esta es una buena opción:

  • 2 cucharadas soperas (15 mililitros) de queso crema o mantequilla de maní (7 gramos de proteínas).
  • 1 taza (240 mililitros) de leche semidescremada (8 gramos de proteínas).
  • 2 porciones del tamaño de una ficha de dominó de queso cheddar (30 gramos) (7 gramos de proteínas).
  • 90 gramos de pechuga de pollo (10,5 gramos de proteínas).
  • 1/2 taza de brócoli (2 gramos de proteínas).

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.