a
HomeVivir mejorRecreos felices

Recreos felices

¿Por qué los asociamos con momentos en los que los chicos no se alimentan correctamente? ¿Será porque les mandamos comida poco saludable? Acá te damos algunas ideas para que se nutran también en la escuela.

Chocolates, galletitas dulces, golosinas y alfajores son algunas de las cosas más comunes que vemos que los chicos compran en los kioscos o que sacan de sus mochilas. Cambiar este hábito lleva un tiempo, pero es posible. Y para eso: hay que empezar hoy. Tomá nota de algunos tips:

Estrellitas de queso

Comer sano no es sinónimo de comer feo. Nada más rico que un sandwichito de queso. Y para ponerle más onda, si tenés un cortante de estrella, ¡usalo! Esto va a tentar más a los chicos. Además, le brinda a tu hijo toda la energía que necesita para estar todo el día bien atento y activo. Es importante que el sándwich se vea tentador y que esté envuelto en una servilleta o guardado en un tupper, de manera que no pierda humedad. Si querés, podés agregarle un poco de queso untable para que no quede tan seco. Esta una opción que solo lleva una tapa de pan lactal y unas fetas de queso de máquina. Fácil de preparar y poner en la mochila de tus hijos.

Tomatitos cherry

Si tu hijo es fanáticos de los tomates cherry, ¿probaste en llevárselos en un tupper para los recreos? Comencemos a inculcarles la idea de que las frutas y las verduras también pueden comerse entre las comidas como colaciones.

Palitos de zanahorias

Para continuar con el cambio de hábito, anímate a mandarle también unos palitos de zanahorias. Pelalas, cortalas en bastones, agregales un poco de sal y colocalas en un tupper o bolsa hermética. Además, en otro recipiente mandale a tu hijo un poco de queso crema para que moje los palitos y ¡recreo rico y saludable!

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.