a
HomeVivir mejorCombatí los resfríos

Combatí los resfríos

 

 

 

 

Llega el otoño y, con él, el frío. Los amantes de la estación destacan que los árboles se ponen amarillos y que las hojas secas cubren el piso como una alfombra, pero aún ellos tendrán que admitir que también es la estación de las alergias, la tos y de los pañuelos descartables que desparramamos tras cada estornudo. Leé esta nota para cuidar a los tuyos.

Los cambios de temperatura no los podemos evitar, pero desde nuestra alimentación podemos hacer muchas cosas para prevenir los resfríos y la gripe y también para ayudar a curarlos si ya nos enfermamos.

En principio es necesario distinguir entre un resfrío común y una gripe. La gente suele utilizar estos dos términos como si fueran sinónimos y no lo son. Aunque ambos están producidos por virus, son dos enfermedades diferentes.

El resfrío común es una enfermedad infecciosa leve que puede ser provocada por un espectro de virus tan amplio que no se dispone de una vacuna para prevenirlo. La gripe, a pesar de tratarse también de una enfermedad infecciosa, es una afección que sí cuenta con una vacuna adaptada cada año para ayudarnos a hacer frente a los virus que se prevé serán los responsables de la enfermedad. Es por eso que las personas que están dentro de los grupos de riesgo (embarazadas, mayores de 65 años, bebés de 6 a 24 meses y personas con enfermedades crónicas) deben vacunarse en otoño y prepararse así para el invierno.

El cuerpo habla. Cuando estamos resfriados tenemos congestión nasal, estornudos y dolor de garganta. Seguramente no tengamos fiebre (o, si la tenemos, no es muy alta) y no suele durar más de cinco o seis días. En cambio, la gripe puede presentar los síntomas del resfrío, pero además puede venir con tos seca, fiebre alta, agotamiento, dolor de cabeza intenso y dolor muscular. El resfrío difícilmente requiera tratamiento médico y con un poco de reposo bastará para curarse. Por el contrario, se recomienda consultar al médico si sospechamos que tenemos gripe.

Pero lo ideal es intentar evitar contagiarse tanto de resfrío como de gripe. Como medidas generales es importante airear los cuartos cuando llegue el frio entre otras cosas que detllare mas abajo.. Igual ante todo yt super importante tenemos un gran aliado: la alimentación.

Para prevenir el resfrío y otras enfermedades, es importante recurrir a los ‘inmunonutrientes’ que ayudan a mejorar nuestras defensas.

¿Qué son los inmunonutrientes y dónde podemos encontrarlos?

Aminoácidos: se encuentran en mariscos, carnes, quesos, huevos, cereales, legumbres, frutas secas y soja.

Proteínas: están en carnes, huevos, leche, yogur, quesos y legumbres.

Vitamina A: presente en alimentos de origen animal,como hígado, leche y huevos, y de origen vegetal, como zanahoria, batata, calabaza, zapallo, ají, espinacas, lechuga, brócoli, repollito de Bruselas, tomate, espárragos, damasco, durazno y melón.

Vitamina B: se encuentra en cereales integrales, verduras de color verde, legumbres y hongos.

Vitamina C: presente en naranja, mandarina, pomelo y limón. Además, en frutillas, kiwi, tomate, ají verde, brócoli, coliflor y hojas verde oscuro.

Vitamina E: se encuentra en aceites vegetales, almendras, nueces y en verduras de hojas verde oscuro.

Hierro: la mejor fuente de este nutriente son las carnes de vaca, cerdo, ave y pescado. También está presente en lentejas, yema de huevo y verduras de hojas verde oscuro, que nuestro organismo absorbe en menor cantidad.

Zinc y selenio: se encuentran en las carnes.

Ácidos grasos omega 3: están en el salmón, la caballa, el atún, las sardinas y la chía.

 

Cómo prevenir el contagio

 

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar el contacto con personas que tengan gripe o resfrío.
  • Usar pañuelos de papel y tirarlos una vez usados.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca sin haberse lavado antes las manos.
  • Dormir adecuadamente.
  • Taparse la boca al estornudar o toser.
  • Ventilar la casa periódicamente.

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.