a
HomeVivir mejor¿Dónde está el agua?

¿Dónde está el agua?

La importancia de ingerir líquidos en verano sube exponencialmente, sobre todo en los más chicos. En esta nota tenés un excelente Top 10 para ayudarlos y, de paso, asegurarte de que toda la familia esté bien hidratada.

 

 

 

 

El cuerpo humano es en su mayoría agua. Sí, aunque no parezca, somos un 60% de líquidos. Por eso, para mantenerlo sano y en equilibrio, es fundamental tener una buena hidratación y eso se logra con la incorporación de líquidos. Los médicos recomiendan al menos dos litros por día y, si se hace actividad física intensa o hace mucho calor, todavía más. Si para los adultos esta meta es difícil de alcanzar, para los chicos es todo un desafío.

Primero, hay que entender para qué sirve el agua en el cuerpo: interviene en diversos procesos fisiológicos como la digestión, absorción y distribución de nutrientes y el transporte y desecho de elementos tóxicos a través de los riñones. Es, asimismo, la encargada de lubricar las articulaciones y mejorar la resistencia de los ligamentos. El agua y la piel tienen una importante relación: los líquidos actúan como un excelente factor antiarrugas, demorando el envejecimiento y, además, la temperatura del cuerpo se regula a través de la transpiración y el líquido funciona como refrigerante. Y finalmente, el agua ayuda a adelgazar, entre otras cosas, porque genera saciedad de manera natural sin aportar calorías y ayuda al organismo a metabolizar las grasas acumuladas.

Todos conocemos el número mágico de 2 litros para los adultos, ahora ¿cuánto deben tomar los chicos? La cantidad de agua que debe incorporar un niño depende de su edad, el tipo de alimentación, la temperatura ambiente y el grado de actividad física que realice.

Los bebes menores de seis meses que toman la teta (o en su defecto leche de fórmula) no necesitan tomar agua. Después de los seis meses, cuando comienzan a incorporar sólidos, deben tomar entre 800 y 1000 ml por día. Entre uno y dos años, de 1100 a 1200 ml/día; de 2 a 3 años, 1300 ml/día, de

4 a 8 años, 1600 ml/día y después de los 8 años ya deberían tomar cerca de dos litros.

Sabemos que esto puede resultar complicado, pero ¡a no desesperar! En estas cantidades se tiene en cuenta no solo el agua, sino también infusiones, caldos y el gran aliado de la incorporación de líquidos: las frutas y las verduras. Para colaborar con la incorporación de agua para tus niños a través de los alimentos, aquí va el Top 10 de las frutas que más líquido tienen:

  1. Sandía (92% de agua). Es una fruta de verano. Además, también tiene sodio, potasio, magnesio.
  2. Frutilla (92% de agua). Además, aporta calcio y fibra.
  3. Pomelo (91% de agua). También contiene electrolitos y es cóctel vitamínico (especialmente de vitamina C). Como ventaja a las estrellas del Top 5, esta fruta se consigue todo el año.
  4. Melón (90% de agua). Posee hierro, vitamina A, C y K.
  5. Durazno (88% de agua). Aparte de las vitaminas y minerales, es bajísimo en calorías.
  6. Ananá o piña (87% de agua). Es muy rica en bromelina, una encima con importantes beneficios para la salud.
  7. Naranja (87% de agua). Tiene mucha vitamina C y, si bien tiene su temporada alta, es otra de las frutas que suele conseguirse todo el año.
  8. Damasco (86% de agua). Reduce los niveles de colesterol malo, permite regular la función cardíaca y la muscular.
  9. Ciruela (85% de agua). Además de su alto contenido en agua, vitaminas y minerales, son muy bajas en calorías. También ayudan contra trastornos, como la ansiedad o la constipación, por su alto contenido de fibra.
  10. Manzana (84% de agua). Aparte de su poder vitamínico y la fibra que contiene, protege el sistema inmune.

 

 

 

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.