a
HomeVivir mejor¿Es saludable darles leche a nuestros hijos?

¿Es saludable darles leche a nuestros hijos?

¡Claro que sí! Este alimento y sus derivados son una fuente importante de energía por sus componentes de proteínas y grasas. No te pierdas esta nota y enterate sobre todos sus beneficios.

 

En el último tiempo, muchas teorías se han manifestado en relación a las propiedades de la leche de vaca. Los estudios realizados  no respaldan la hipótesis de que la grasa láctea contribuye a la obesidad. Sin embargo, el aumento de peso se debe a la ingesta y el consumo de calorías, la leche y los productos lácteos solo deben ser consumidos como parte de una dieta sana y equilibrada.

La leche contribuye de manera importante a satisfacer las necesidades del cuerpo humano de calcio, magnesio, selenio, riboflavina (vitamina B2), vitamina B12 y ácido pantoténico (vitamina B5).

Un alimento vital. Casi la mitad de los huesos se forman durante los años de la adolescencia, justo cuando muchos chicos suelen dejar de tomar leche, porque suponen que ya no la necesitan. Sin embargo, se requiere mucho calcio cuando el cuerpo se estira y crece. Inclusive los niños o adolescentes que hacen actividad fisica deben tomar mucha leche. Esta reemplaza los líquidos que se pierden y brinda energía, potasio y proteínas de alta calidad.

 

¿Puro mito?

Mito 1: los cereales con leche del desayuno son suficientes.
Realidad: se necesita más cantidad de leche. Un poco de leche con cereal es un buen comienzo, pero lo necesario son tres a cuatro vasos por día para lograr cubrir 1300 mg de calcio. Así que fijate en qué momento del día podrías tomar más leche: con cacao, café, sola, en reemplazo de una gaseosa o del mate.

Mito 2: llegada la adolescencia, ya no se necesita consumir leche.
Realidad: se requiere más leche que nunca. En esa etapa, los chicos crecen un 15% de la estatura que van a tener cuando sean adultos.

Mito 3: no puedo tomar leche porque tengo intolerancia a la lactosa.
Realidad: la leche puede no ser el problema (solo el médico lo sabrá con seguridad), pero de todas maneras se puede usar leche reducida en lactosa.

Mito 4: la leche engorda.
Realidad: un vaso común de leche descremada contiene solo 80 calorías, que es lo que incorporarías con 8 papas fritas, o con media vaso de gaseosa.

 

Sumá lacteos

– Reemplazá facturas y manteca por una mezcla de granola u otros cereales con una taza de leche descremada y media taza de frutas cortadas.
– La leche chocolatada es una buena opción
– Si comés pan o tostadas, cubrilas con mozzarella o queso port salut, que pueden ser descremados.
– Si te gusta tomar mate, primero tomá la leche y después prepará mate.
– En vez de un café podés pedir una lágrima, que lleva más leche que café.
– Si te gusta, un vaso de leche helada puede reemplazar el agua o la soda.
– Agregar leche o queso blanco a las salsas, a las sopas o a la polenta.
– Postres con leche, como budines, flanes.
– Para relajarte, antes de dormir, es ideal un vaso de leche tibia con una cucharada de miel y unas gotas de esencia de vainilla o de canela.

 

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.