a
HomeVivir mejorLactancia, etapa para comer mejor que nunca

Lactancia, etapa para comer mejor que nunca

Amamantar es una práctica placentera y saludable para la mamá y su bebé. Para darle lo mejor, es necesario seguir un plan alimentario lo más completo posible para generar leche supernutritiva.

—————————————————————————————————————————————————————————–

 

 

 

 

La lactancia es uno de los periodos de mayor requerimiento nutricional en la vida de una mujer y para estar preparadas es necesaria una alimentación variada y equilibrada porque mientras dure la lactancia, el organismo de la madre prioriza naturalmente las necesidades nutricionales del bebé y hay que evitar que la mamá se desnutra.

Es importante que las madres tengan muy presente que la leche materna es la unica opcion natural que alimenta al bebé en forma completa durante los primeros seis meses de vida y, salvo indicación del pediatra, no requiere ningún tipo de complemento. Tan importante es dar la teta que la la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda de manera exclusiva hasta los 6 meses y como complemento de la alimentacion hasta los 2 años de vida.

Cuidado con las dietas. Durante este periodo denominado puerperio muchas mujeres están preocupadas por recuperar la silueta perdida con el embarazo y lo más común es que quieran someterse a una dieta baja en calorías para perder peso. Esto, podría no ser la mejor idea. Es que las dietas hipocalóricas tradicionales podrían alterar ciertos valores nutricionales de las madres, perjudicar la alimentación del bebé o disminuir la producción de leche.

Afortunadamente, la naturaleza es sabia y los kilos que quedaron del embarazo se irán naturalmente ya que dar la teta garantiza un gasto metabólico extra de 300 a 500 calorías por día. Sumar dieta a esta pérdida puede llegar a ser hasta peligroso si no estás bien nutrida.

Para alimentarse correctamente durante la lactancia es conveniente que la mamá sepa que estar amamantando consume entre 3000 y 3500 calorías diarias, con lo que por el solo hecho de dar la teta se perderá peso de manera natural, progresiva y, lo que es más importante, sana, sin poner en riesgo las reservas de calcio, hierro y otros nutrientes en la madre y la calidad de la leche para el bebé.

En ese marco, las mamás que amamantan necesitarán por lo menos 500 calorías diarias más que una mujer que no amamanta. Y también debería ser más prolija con la cantidad de comidas: no debería tener menos de seis ingestas por día ni dejar pasar más de tres horas entre alimento y alimento.

Pero, además, no hay que olvidarse de tomar más líquido. Si normalmente se deben tomar entre 1,5 y 2 litros de agua por día, una mamá que da la teta debería tomar entre 2,5 y 3 litros. Lo ideal es el agua, pero cualquier bebida sin calorías es válida.

TODOS LOS NUTRIENTES

Los macro…

Respecto de qué comer se deben incrementar las proteínas, las grasas buenas y los hidratos de carbono. Carne (roja, pollo y pescado), huevos, lácteos, frutas secas, semillas, aceites no fritos, cereales integrales, frutas y verduras son los alimentos que no pueden faltar en la dieta de una mujer que amamanta.

Los micro…

También son esenciales las vitaminas y los minerales, como el calcio, que es crucial en este periodo. Si el cuerpo de la madre no consigue el calcio necesario a través de los alimentos, utilizará las reservas que tiene, que está en los huesos, y esto puede aumentar el riesgo de osteoporosis en la madre en los años posteriores. Es por eso por lo que se recomiendan hasta seis porciones de lácteos por día.

No hay que olvidarse del hierro, que se incorpora a través de las carnes y de los vegetales de color verde oscuro. Finalmente, las vitaminas del grupo A y B, presentes en el pescado, pollo, carne de res, huevos y productos lácteos. Los vegetales de hojas verdes, frijoles y judías también tienen vitaminas B. A algunos cereales y panes también se les ha agregado vitaminas B. Por eso, las mujeres que dan la teta deberían ingerir entre 5 y 6 porciones de frutas y verduras por día.

 

Alimentos para evitar durante esta etapa:

El alcohol y el tabaco pasan a la leche por lo que no se recomienda su ingesta durante la lactancia. Por otro lado, hay alimentos que le cambian el sabor a la leche, por lo que hay que estar atentos a si el bebé la rechaza. Estos son el brócoli, el repollo, la colifror, los alcauciles, los espárragos, la comida muy picante y el ajo.

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.