a
HomeVivir mejorMenos tele para mejorar la nutrición

Menos tele para mejorar la nutrición

Ver demasiada televisión puede traer consecuencias a medida que los chicos van creciendo. Según un estudio de la Universidad de Montreal, esta práctica acarrearía hábitos alimenticios más pobres en la adolescencia y un peor rendimiento en la escuela.

 

 

 

 

En un estudio publicado en Preventive Medicine, los especialistas observaron 2000 niños y niñas de Quebec nacidos entre 1997 y 1998. Como parte del estudio, se realizó un seguimiento a los chicos que comenzó a los 5 meses de edad, luego se les pidió un reporte a los padres sobre sus hábitos televisivos a los 2 años y a los mismos chicos cuando tenían 13. Pero, además, lo interesante del trabajo fue que se hizo antes de la aparición de los teléfonos inteligentes y las tablets, con lo que sólo se consideró el efecto de la TV en los niños.

Según los investigadores, “ver la televisión es una conducta mental y físicamente sedentaria porque no requiere un esfuerzo sostenido”. La hipótesis de la que partieron es que cuando los niños pequeños ven demasiada televisión, los alienta a ser sedentarios y, si aprenden a preferir actividades de ocio sin esfuerzo a una edad muy temprana, es probable que no piensen mucho en las que no son de ocio, como la escuela, cuando sean mayores.

Moderar para crecer mejor. La investigación encontró que cada aumento por hora de mirar televisión de los niños pequeños pronosticaba malos hábitos alimenticios en el futuro: un aumento del 8% a los 13 años por cada hora de más a partir de los dos años. En los cuestionarios, esos adolescentes que miraban televisión desde edad temprana informaron que consumieron más papas fritas, carnes procesadas (como patitas de pollo y otros alimentos de comodidad) y embutidos, pan blanco, gaseosas con sabor a fruta con azúcar, bebidas deportivas, bebidas energéticas, bocadillos salados o dulces y postres.

Los niños que ven televisión desde pequeños tienden a realizar menos desayunos en días de escuela (en un 10%)

Como conclusión, los investigadores aseguraron: “La distracción gratificante y el bajo esfuerzo mental a través del entretenimiento influenciarán más tarde en el compromiso de un joven con la escuela y la perseverancia en sus estudios” . Por lo tanto, recomendaron a las asociaciones de pediatría que establezcan pautas de no más de una hora de visualización de televisión para niños pequeños, lo que colaboraría a fomentar trayectorias de desarrollo saludables en la adolescencia.

Si bien el estudio se basa solamente en el consumo de TV y hoy en día los chicos tienen otras pantallas a su disposición, no está de más tratar de reducir al mínimo posible la exposición de los niños pequeños a todo tipo de pantallas.

No aparece una conclusión sobre la alimentación, que es lo que se da en el título. Sugiero agregar algún comentario al respecto.

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.