a
HomeVivir mejorNo es el niño, sos vos

No es el niño, sos vos

Los niños no tienen una predisposición biológica a rechazar los alimentos saludables. Cuando los padres sucumben ante esos alimentos aparentemente convenientes, pero nutritivamente deficientes, y se los siguen sirviendo a sus chicos les están dando forma a sus papilas gustativas. Y es allí cuando nacen los “comedores caprichosos”.

Pero es importante que los padres sepan que esta formación de las papilas gustativas y estas preferencias tempranas de alimentos pueden continuar hasta la edad adulta. Si el chico aprendió que está bien tomar cajas de jugo de fruta en lugar de fruta de verdad, el resultado podría ser una vida con una alimentación pobre en vegetales y el consiguiente problema de peso.

Cuestión de adultos. El colaborador de la página web de la Academia de Nutrición y Dietética eatright.org, Dawn Jackson Blatner, R.D., asegura: “Los padres refuerzan la idea del ‘comedor caprichoso’ con un trato especial porque comedor caprichoso se hace, no se nace”. Cuando en voz alta declaramos: “El nene no me come” o “Para él sólo preparale fideos porque no come nada”, solo estamos apuntalando su conducta y reforzamos su capricho de no incursionar en nuevos sabores”.

Otro profesional, que pertenece a una rama mas dura de la educación alimentaria en niños y perteneciente al Centro Médico de la Universidad de Nebraska en Omaha, Cathleen Piazza, Ph.D, plantea el siguiente dilema: “Usted no dejaría que su hijo saliera corriendo a la calle. ¿Por qué entonces lo deja que coma lo que quiera y lo envía a un ataque al corazón [en la edad adulta]?”.

Distinto es el caso del Desorden Alimentario Selectivo, que es un trastorno alimentario más serio en el que los chicos sólo comen algunos grupos de alimentos, pero asociado con otras condiciones como expresión de un trasfondo más psicológico. Si bien ser comedores quisquillosos puede considerarse como una de las etapas normales del desarrollo infantil, esta costumbre suele “curarse” alrededor de los seis años.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Debemos encontrar la manera de que los niños estén expuestos a una variedad de alimentos, hay que volver a la fuente. ¡A las frutas! Si están al alcance de la mano, el niño las va a elegir. Pero eso no va a ocurrir si hacemos acopio de comidas poco convenientes, como por ejemplo galletitas, budines o snacks salados “por las dudas”. Si evitamos el picoteo podemos lograr que el niño llegue a las comidas con hambre y de ese modo estará mas abierto a aceptar lo que le ofrecemos.

Ahora: ¿cómo se exponen los niños a nuevos alimentos si siguen cocinando patitas de pollo especialmente para ellos? Los estudios científicos han demostrado una y otra vez que los niños copian los comportamientos alimentarios de sus padres. Si querés que tus hijos coman una amplia gama de alimentos saludables, van a tener que comer lo mismo sin hacer menúes “especiales” y, si no sos de comer muy saludable, vas a tener que incorporarlos vos también. Eso va a ser menos estresante para vos (preparar una cena en lugar de dos).

Además, existe el concepto de marketing positivo. Si nos toca comer vegetales ,hay que procurar “exagerar” su sabor y contagiar a tu hijo de entusiasmo ya que los estudios también demuestran que una atmósfera positiva de las comidas da lugar a una mayor variedad de consumo de alimentos en los niños. Nada de ver a mamá enojada porque arrancó una dieta y maldice frente a la insatisfactoria ensalada de lechuga y tomate.

Finalmente, es recomendable introducir la mayor cantidad de alimentos nuevos antes de los dos años. Los estudios muestran que cuanto antes se incorporan nuevos sabores, es más probable que los incorpore y continúe comiéndolo durante toda su vida. Si tu hijo ya tiene más de 2 años, no te preocupes: las investigaciones también muestran que el paladar de cualquier persona, a cualquier edad, se puede cambiar a través de lo que los nutricionistas llaman “habituación” y “sabor de formación”. Esto puede demandar siete “probadas” distintas hasta que el niño logre disfrutar de sabores nuevos.

FUENTE: CORMILLOT

Comentarios

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.