a
HomeVivir mejorPícnic felices y seguros

Pícnic felices y seguros

 

 

 

 

La llegada del calor invita a salir. Pasear al aire libre, pasar tiempo en familia bajo el sol y disfrutar del verde son sólo algunas de las actividades que se ponen de moda en la temporada primavera-verano. Y hacer un pícnic es una excelente opción para ejercer esas ganas de vivir la época con todos los sentidos.

Cómo armar la canasta o heladerita

Para mantener la comida fría segura, debe estar a menos de 5° C para evitar el crecimiento de bacterias.

Así es cómo asegurarse de que sus alimentos se mantengan a la temperatura adecuada.

  • Llevar sólo la comida que usarás.
  • Asegurarse de que toda la comida esté fría cuando la coloque en la heladera.
  • Reservar la parte inferior de la heladera para alimentos que necesitan más frío.
  • Mantener los alimentos cocinados y crudos en recipientes separados.
  • Usar una canasta térmica o una heladera bien aislada con una tapa segura y llenarla con hielo o bolsas de hielo (se pueden usar botellas con agua congelada o bolsas herméticas como refrigerante si tu heladera no cuenta con esos elementos). Lo ideal es hacer esto justo antes de salir de la casa y no abrirla hasta la hora de comer.
  • Mantener las bebidas frías en una heladera separada porque este se abrirá y cerrará con frecuencia.
  • Transportar, si es posible, la heladera en el auto con aire acondicionado en lugar de en un baúl caliente.
  • Buscar un lugar que esté reparado del sol, bajo la sombra de un árbol, por ejemplo.

Consejo según el tipo de comida:

  • Si hay comida caliente, mantenerla caliente. Lo ideal es que esté por encima de los 60°C para evitar el crecimiento de bacterias dañinas. Para eso, se pueden transportar en bolsos térmicos (que sirven tanto para frío como para calor) o envolverla en toallas, papel de diario y colocar dentro de una caja o una bolsa de papel. Si no hay algún implemento (como una parrilla) para mantener los alimentos calientes, deberían comerse dentro de la primera hora.
  • Los alimentos deberían ser cocinados o comprados cocidos justo antes de ser transportados al pícnic.
  • Lo ideal es tener los alimentos siempre cubiertos para evitar la contaminación por insectos entre algunos alimentos crudos y otros cocidos, ya que muchos pueden transportar bacterias y virus dañinos.
  • Ante la duda, seguir la regla de las 2 horas: no consumir alimentos perecederos que hayan estado sin refrigerar por más de dos horas.

Cuidado con la limpieza:

  • Si no hay una fuente de agua potable en el lugar del pícnic, se recomienda llevar agua para la preparación de los alimentos y la limpieza. También sirven los paños húmedos descartables o alcohol en gel para limpiar las manos y las superficies.
  • Hay que lavarse las manos antes y después de manipular alimentos.
  • Ojo con la contaminación cruzada: no usar el mismo plato ni utensilio para carnes crudas y otros alimentos que vayan a comerse sin cocción.

Manejando las sobras:

  • Cuando se termina de comer hay que volver a guardar los alimentos perecederos en la heladera.
  • Si los restos de comida permanecieron fuera de la heladera durante más de dos horas y muchas personas los tocaron, hay que desecharlos.
  • Los alimentos guardados en una heladera o conservadora que todavía tenga hielo pueden ser seguros. Si el hielo se derrite, se recomienda tirar la comida.

Si se siguen estos consejos no habrá riesgo de una intoxicación alimentaria y se podrá disfrutar de la primavera, la vida al aire libre, el verde y el sol. Eso sí, para que la fiesta sea completa, también habrá que cuidarse del sol y de los insectos, así que protector solar y repelente también deberán viajar en la canasta para el pícnic.

Comentarios