a
HomeVivir mejor¡Reite con ganas!

¡Reite con ganas!

 

 

 

 

El cuidado de la boca comienza en la más tierna infancia porque los niños necesitan tener dientes fuertes y saludables para masticar los alimentos en forma adecuada para crecer y para hablar con claridad.

Hoy en día no hay excusas para no cuidar los dientes. Ya sabemos mucho sobre cómo mantenerlos sanos, pero eso es algo relativamente nuevo. Hace mucho tiempo no se sabía cómo cuidar la higiene dental y, a medida que las personas crecían, sus dientes se iban deteriorando, generando infecciones y mucho dolor. Para tratar un dolor de muelas, directamente se sacaban las piezas dentarias y era así como la gente, con el paso del tiempo, terminaba sin un solo diente. Gracias a la evolución de la salud preventiva se aprendió que un correcto lavado de dientes es fundamental para conservarlos.

 Boca bien limpia. Es necesario cepillar al menos tres veces por día los dientes. El principal objetivo es prevenir la placa, que es una película clara de bacterias que se pega a los dientes y daña el esmalte. Después de comer, las bacterias presentes en la boca se vuelven locas por los restos de comida que quedaron en los dientes y el azúcar es su predilecta. Esas bacterias después se descomponen en ácidos que consumen el esmalte, causando agujeros llamados caries. La placa también causa gingivitis, que es una enfermedad de las encías que las pone muy rojas, hinchadas y adoloridas. Seguramente tu odontólogo te recomendó cepillarte al menos tres veces al día, después del desayuno, del almuerzo y antes de acostarse. Pero lo ideal es lavarse los dientes después de cualquier comida, especialmente si contiene azúcar.

Por qué no, un plan divertido…

Hoy hay pastas dentífricas especiales para ellos con un montón de colores y sabores para elegir y hasta con personajes de películas o series que los hacen más atractivos. Para las madres o padres que las compran, lo importante de cualquier pasta que compren es asegurarse de que contenga flúor, mineral que fortalece los dientes y los protege de las caries. Por otro lado, una buena estrategia para fomentar el lavado es compartirlo en alguno de esos tres momentos junto con nuestros hijos. Tambien es muy útil incorporar el cepillo y pasta dentífrica entre los elementos que se llevan a la escuela.

¿Cómo cepillar los dientes?

Quien mejor enseñará a cepillarse correctamente es el dentista, pero es importante recordar que es necesario explicarles a los chicos que no hay que cepillar sólo los delanteros, que son los que se ven. Hay que hacerlo dedicando tiempo a cada una de las caras de los dientes y especialmente a las muelas en la parte de atrás de la boca.

*Es importante visitar al dentista al menos una vez al año e idealmente dos, desde bien pequeños, cuando comienzan a salir varios dientes.

*Además de buscar signos de caries o enfermedad de las encías, el dentista le ayudará a mantener sus dientes extra limpios y enseñará cuál es la mejor manera de cepillarse y a usar hilo dental.

*Es necesario tener cuidado con lo que se come y se bebe. Como dijimos antes, la placa en los dientes está esperando que llegue el azúcar. Por lo tanto, hay que disminuir o controlar el consumo de golosinas, dulces, jugos y bebidas azucaradas. En cambio, es recomendable comer muchas frutas y verduras y beber agua en vez de gaseosas o jugos azucarados, porque además de no dañar los dientes, son alimentos más sanos.

*No ocuparnos de nuestros dientes nos producirá caries, nos enfermará las encías y nos causará infecciones. Eso significará tener una boca poco saludable y en algunos casos con dolor.

*Sonreír es una de las manifestaciones sociales más lindas. Por lo tanto, lavarse los dientes al menos tres veces por día, evitar los alimentos y bebidas azucaradas y concurrir al dentista cada seis meses es negocio para evitar todas estas complicaciones.

Comentarios